Medicina Funcional: Sanar las causas de tu enfermedad

En lugar de preguntar qué síntomas tienes o qué enfermedad tienes, para decidir qué medicamento debes tomar, la Medicina Funcional se pregunta: ¿Por qué se ha producido la enfermedad y cuáles son las causas subyacentes?

Medicina Funcional

La Medicina Funcional trata las causas de la enfermedad antes que los síntomas. Los medicamentos no son su primera opción

La solución está en tratar la causa, no la enfermedad

La enfermedad es un problema de algún sistema de tu organismo (digestivo, metabólico, sanguíneo…)  y, por lo tanto, debemos tratar el sistema afectado no el síntoma.

La solución está en tratar la causa, no la enfermedad, la Medicina Funcional se basa en los postulados básicos de Medicina Hipocrática y Galénica originales.

Los procedimientos de la Medicina Funcional no se basan solo en el enfoque tradicional de nombrar y diagnosticar enfermedades, sino en analizar tu estado globalmente.

La causa está en alguno de tus sistemas, ¿digestivo, metabólico, hormonal…?

Hay que valorar tus distintos sistemas fisiológicos, que de hecho es donde subyacen todas las enfermedades.

  • Función digestiva
  • Infecciones parasitarias diversas
  • Intestino Permeable: ¿Se han colado toxinas desde tu intestino a tu torrente sanguíneo? Es decir, ¿tienes intestino permeable? Absorción de partículas no absorbibles en intestino
  • Producción y metabolismo de ácidos nucleicos: Factor genético.
  • Función hormonal: Valorar tus niveles de estrés, y tu deseo sexual, etc.

Tratamiento de la Medicina Funcional para cada uno de tus sistemas

Éste es el enfoque de la  Medicina Funcional. Una medicina personalizada que se basa en mantener en óptimas condiciones los siguientes parámetros o claves para tu salud:

  • Sistema digestivo y de absorción de nutrientes: incluye control de infecciones digestivas crónicas, control de intolerancias alimentarias conocidas y no conocidas por el paciente o médico convencional y control de la glucosa/insulina mediante tu alimentación.
  • Sistema hepático o de desintoxicación: mediante control de toxinas alimentarias y ambientales, y reparación hepática mediante alimentos funcionales y suplementos herbales.
  • Sistema hormonal: manejo del estrés, cortisol y hormonas sexuales mediante la alimentación funcional, suplementos nutricionales y suplementos herbales.
  • Sistema nervioso: Su funcionamiento óptimo depende de los tres anteriores. El tratamiento se hace a través de la alimentación funcional más la suplementación de neurotransmisores.

La efectividad de la Medicina Funcional para las enfermedades crónicas

La Medicina Funcional es una ciencia médica, lo ha sido desde su origen, y está reconocida como tal dada su efectividad y trascendencia.

Por ejemplo, en la Clínica Cleveland de los EEUU, donde se ha creado un área específica de Medicina Funcional, a cargo como no, del Dr. Mark Hyman, con resultados cada vez más espectaculares al revertir cuadros catalogados como Enfermedades Crónicas entre ellas:

  • Enfermedad autoinmune y reumática crónica
  • Enfermedad pulmonar crónica
  • Enfermedad metabólica
  • Enfermedad neuropsiquiátrica
  • Enfermedad cardiovascular

Además, el impacto no es solamente a nivel médico, si no también a nivel económico por razones obvias:

  • Menos gastos farmacéuticos.
  • Menos bajas laborales.
  • Incremento de la energía y productividad.

Enlaces de interés

Si quieres comprobar personalmente cómo funciona la Medicina Funcional, no dudes en preguntarnos, estaremos encantados de atenderte.

Deja un comentario