Alimentación funcional: ¿Pueden algunos alimentos cambiar tu salud?

La Alimentación Funcional está orientada al consumo de algunos alimentos que mejoran tu salud y reducen el riesgo de desarrollar determinadas enfermedades.

¿Pueden algunos alimentos mejorar tu salud? con la Alimentación Funcional podrás conseguirlo.

¿Qué es la Alimentación Funcional y para qué sirve?

La Alimentación Funcional, al igual que la Medicina funcional va orientada a ejercer un efecto a nivel sistémico en algunas de las siguientes funciones del organismo:

  • Crecimiento y desarrollo,
  • Metabolismo o utilización de nutrientes,
  • Defensa antioxidante,
  • Sistema cardiovascular,
  • Fisiología o funcionamiento intestinal
  • Funciones psicológicas y conductuales.

Esto se debe a que la alimentación funcional basa sus protocolos y planes nutricionales en atender el organismo como un sistema de sistemas que interactúan entre sí: al seguir una dieta para tu sistema digestivo, estarás sanando tu sistema hormonal y tu metabolismo, por poner un ejemplo que vemos día a día en nuestra consulta.

Un alimento puede ser considerado funcional si se ha demostrado que posee un efecto beneficioso sobre el organismo, a parte de los efectos nutricionales habituales.

Por tanto, estos alimentos son positivos para la mejoría de la salud y el bienestar y/o la reducción del riesgo de enfermedad.

¿En qué enfermedades es efectiva la Alimentación Funcional?

En cuanto a tratamiento, control y prevención de enfermedades, la Alimentación Funcional, se basa en estudios clínicos realizados de forma particular en centros médicos o consultas .

Como resultado de estos estudios clínicos se ha demostrado una efectividad del 100%  en el control de síntomas de enfermedades incluso en pacientes con muchos años de tratamientos, como por ejemplo:

  • Enfermedad reumática crónica
  • Enfermedad digestiva crónica
  • Enfermedad cardiovascular moderada o grave
  • Enfermedad metabólica no controlada
  • Enfermedad neurológica avanzada
  • Enfermedad neuropsiquiátrica,
  • Enfermedad pulmonar crónica avanzada (fibrosis quística, bronquitis crónica, etc.)
  • Trastornos diversos (psicológicos, cutáneos, inmunológicos, etc.)

Bibliografía recomendada en relación a la alimentación funcional

Cerebro de pan de David Perlmutter: el renombrado neurólogo David Perlmutter destapa un tema que ha estado enterrado en la literatura médica por demasiado tiempo: los carbohidratos están destruyendo nuestro cerebro, pueden causar demencia, ansiedad, dolores de cabeza crónicos, depresión, diabetes, obesidad, y mucho más.

La solución autoinmune de Amy Myers: Un enfoque, clínicamente probado, destinado a prevenir enfermedades asociadas a la inflamación, tales como alergias, obesidad, asma, enfermedad cardiovascular, fibromialgia, lupus, síndrome del intestino irritable o cefaleas crónicas.

El síndrome del intestino y la psicología GAPS de Natasha Campbell-McBride: neuróloga y neurocirujana, la Dra. Campbell-McBride, desarrolló un protocolo nutricional para sanar el autismo de su hijo. Este protocolo es además eficaz para reactivar las funciones de todos nuestros órganos.

La Dieta Paleolítica de Loren Cordain: para recuperar la forma y la salud basando nuestra alimentación en los alimentos que consumían nuestros ancestros: proteínas (carne, pescado y marisco), verduras, frutas y frutos secos. Un libro con más de 100 recetas.

Come grasa y adelgaza de Mark Hyman: descubre por qué la grasa que comemos es la clave para acelerar el metabolismo, reducir la inflamación, mejorar la función cerebral y revertir las enfermedades crónicas.

Alimentación, la tercera medicina de Jean Seignalet: el Dr. Seignalet consiguió la mejoría o curación total de miles de pacientes que habían sido abandonados por la medicina convencional. Su método sigue sumando adeptos y sus descubrimientos biomoleculares se siguen teniendo en cuenta para nuevas investigaciones científicas.

¿Quieres un plan nutricional, basado en alimentación funcional? ¿Ya sabes qué sistema de tu organismo necesita especial atención? ¡Escríbenos!

Deja un comentario